viernes, 25 de enero de 2008

RICHARD Y EL SEPTIMO ARTE

Cuando pienso en Richard, no puedo dejar de recordar peliculas de distintas épocas y calaña..
Enumero

Casablanca.
Seguramente Richard Blaine era el nombre real del personaje interpretado por Humphrey Bogart. Seguramente esto funciona como llave para arrancar con esta asociación... ilícita.
También le idea del tipo atendiendo su lugar, como amo y señor, decidiendo quien se queda o quien se va por lumpen (aunque suene increíble, a uno lo pueden hechar de lo de Richard por ese motivo - eso sí, hay que esforzarse bastaaaaaaante). Por lumpen o por falta de pago, no sé que onda por nazi.
También la mezcla de tonada en el habla daba a lo de La Modista un aire al Marruecos en el que se emplazaba Rick´s. En vez de marroquíes, franceses, norteamericanos e ingleses uno encontraba tucumanos (en realidad era una tucumana, vale decir, bellísima), vascos (también eran dos chica que no estaban nada mal), venezolanos y gente oriunda de Barceloca.
La cercanía con la triple frontera, y particularmente con Ciudad del Este, lugar ideal para hacer todo tipo de negocios, non sanctos y absolutamente legales, le daba el tinte de lugar de espera que Casablanca tiene en el film de Michael Curtiz.
Hasta aquí las similitudes. Siendo sincero, no lo veo renunciando a nada para favorecer la liberación de París. Sí quizá para la liberación de algún embargo. Pero al despedirme algo me impulsaba a decirle que "este es el comienzo de una gran amistad".
Lo que no hubo (calculo que ahí actuó mi angel de la guarda) fue un affaire que me permitiera decirle a una chica bonita que se fuera con el otro, que de todos modos "siempre tendremos lo de Richard".

Apocalypse Now.
Sin su pelambre con blucle de ceniza, podría haber tenido un estilo Coronel Kurtz, en su cueva-mundo en la clandestinidad en Vietnam. Alguno de sus huéspedes bien podría haber representado el papel de Dennis Hopper. Alguno de nosotros por el hecho de que estabamos todo el tiempo sacando fotos. Otros por el lime. Pero hubiese sido muy loca la historia de Vietnam con Richard al frente de un mundo como el de Kurtz. Tal vez la guerra seguiría hasta hoy. O tal vez el hippismo hubiese tomado el poder. Fuera cual fuera la salida, Richard estaría (como está) haciendo negocios. Hay que decir, también, que al llegar al camping de La Modista más de uno pensó "El Horroor... El Horror..."

The Fockers
Uno de los papeles que más sensato le quedaría es el de Focker padre, protagonizado por Dustin Hoffmann en la secuela de "La Familia de mi Novia". El tipo no laburaba y vivía de lo que producía la jermu. Y chocho de la vida, Sin ningún tipo de verguenza. Sería muy fuerte que la pareja de uno lo lleve a conocer a la familia y caer en lo de Richard y Lidia. Aunque a ella más que el papel de Roz Focker interpretado por baaarbra Streisand le iría mejor el de un Jack Byrnes algo distinto del encarado por Robert De Niro. Cosas que tiene el subdesarrollo: en vez de perseguirnos para sacaarnos muestras de ADN con modernos aparatejos para que la CIA investigue si tenemos un hijo o consumimos loquetejedi, nos acosaría con su cuaderno Progreso para cerciorarse que pagamos la estadía. Claro, eso lo dejó bien claro Richard: "Descuento, ni a mamá"

Seguramente puedan encontrarse relaciones con Woodstock y con la serie Tumberos, pero se verá más adelante o en otro poost.

Sin embargo hay algo que aleja a Richard de todos los personajes anteriormente enumerados. Todos los anteriores, de acuerdo o no, mejores o peores, equivocados o por el buen camino, teníaen un ideal o un objetivo al que responder.
Mojar a Ingrid Bergman. Hacerle la guerra al horror de la guerra. Vivir bien y transmitirle valores de libertad a sus hijos.
Nada de esto se desprendía de Richard. Al menos no en el tiempo que lo conocimos.

3 comentarios:

ilfede dijo...

Siiiiii , esa era la imagen que estaba buscando para encuadrar a Richard, Es Dustin Hoffmann en "The Fockers". Gracias Manu por ese aporte ...

Senodram dijo...

Cada vez más lindo escribís Manucco. Mencantó.
Estoy buscando en el bló la anégdota muy recordada de holden que consiguió un ofertón para volverse de paso de los libres! sabés a cuáto?? 62 PESOS!!!!!

abrazo.

Anónimo dijo...

jajaja... suele pasar que los estupefacientes nocturnos en ciertas barras de tinte negro repiten frases sin que su interlocutor y autor cerebral pueda impedirlo.
¡Todo el poder a la oferta!

h.a.p.